| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

Articulos

Page history last edited by Stella 9 years, 6 months ago

 Artículos

 


 

 

 

El Jardín de Eden a nuestro alcance

 

Sabemos que plantar muchísimos más  árboles (unos 10,000 cada persona) es ahora un reto urgente e importante - y crear bosque comestibles es una forma de plantarlos que, aparte de frenar el cambio climático, dará estos múltiples beneficios a corto y largo plazo, :

 

  • Conectarnos a nivel local, recuperando el tejido social (puedes plantar un bosque comestible a solas, es tan fáci, pero ¿Por qué no invitar a más personas a la fiesta?)
  • Educar sobre lo que está pasando con el medio-ambiente, la economía, la sociedad, el Planeta ... de una forma poderosa, lúdica, activa y esperanzadora: mientras plantamos la solución.
  • Crear un vergel para nuestra familia y comunidad local: ¿hay algo más hermoso que jugar y descansar con amigos en un bosque lleno de fruta? (una buena medida ha tener en cuenta es plantar los árboles grandes a la distancia ideal para una hamaca :)
  • Todas las ciudades podrían cultivar su propia comida: hay muchos rincones sin usar e incluso feos, parques y espacios al aire libre que podrían ser mucho más productivos e interesantes, azoteas, balcones ...  y si se puede hacer esto en la ciudad, se puede hacer en cualquier sitio
  • Obtener más comida local y biológica - la seguridad alimentaria es un tema vital y que nadie más que nosotros mismos podemos organizar - empezar con plantar bosques comestibles es una buenísima inversión: a diferencia de las hortalizas, los frutales y árboles de nuez se plantan una vez y dan fruto durante muchas décadas, con casi nada de mantenimiento - pero tardan unos años a ser productivos, ¡así que empieza ya!
  • No se usan pesticidas o fertilizantes artificiales: no hace falta.   Si se diseña bien un bosque comestible, todas las plantas sinergizan, se produce un ecosistema complejo que es capaz de auto-regularse y mantenerse sano y productivo con un mínimo de cuidado.  Por eso los bosques comestibles son una herramienta educativa importante para observar y aprender como funciona la Naturaleza y todas sus criaturas - y tal vez lo más importante es que lleguemos a entender nuestro sitio en Ella.
  • Cambiar el ambiente que nos rodea de forma positiva y productiva nos re-conecta con nuestro poder personal, hacerlo con nuestra comunidad local nos re-conecta a nuestro poder social.
  • Cubrir la tierra con árboles, en particular las pendientes, es imprecindible para acabar con la erosión del suelo, y crear más suelo: la base de toda riqueza en nuestra sociedad.
  • Crear habitats para especies silvestres, y parar la erosión de biodiversidad: un buen bosque comestible el máximo de especies locales y autóctonas, muchas leguminosas y la mayor diversidad posible de todo tipo de planta.  Se enfatizan las especies rústicas y perennes, y se usan técnicas para 'perennizar'  plantas anuales o bianuales.    La variedad de plantas es cuidadosamente diseñada no solamente para nuestra alimentación si no también para alimentar el suelo y otras especies locales, muchas de las cuales además son nuestros mejores aliados en la prevención de plagas.
  • La enorme avalancha de malas noticias que nos bombardea a diario, a menudo nos hace sentir inútiles, llenos de dolor o rabia, que muchas veces se transforman en negación, apatía o depresión... y más consumismo pasivo.   Tal vez es inevitables que todo, al concienciarnos, pasemos por estas etapas.   Pero tenemos comprobado que las personas que están activamente haciendo algo positivo y sensato hacia la solución no se quedan atrapados ahí por mucho tiempo y de hecho pueden llegar a disfrutar muchísimo del sentirse parte de esta gran aventura global que estamos viviendo, hacia una sociedad más racional y sostenible.   Plantar bosques comestibles no es solamente empezar a sentar las bases de esta nueva sociedad, sino que también favorece nuestra salud mental.

 

 

No es una tarea por dejar a los gobiernos o los políticos: es demasiado importante - empieza tu.   

 

 

(ver el Artículo entero en las páginas de Círculo de Estudio)

 

 


 

 

Protegiendo los bosques

20/02/11 Por Cristian Frers

Los bosques y las personas están interconectadas, y esto ha sido así desde tiempos que no se tiene memoria. Siempre, tanto el árbol como el hombre, han tenido una especial relación basada en la supervivencia. Era una delicada cadena de existencia que antes el ser humano trataba con respecto y aprecio. Pero los seres humanos empezaron a trastornar este equilibrio. Empezaron a ver el bosque no como parte de ellos sino como algo a ser conquistado.

 

 

Los bosques y las personas están interconectadas, y esto ha sido así desde tiempos que no se tiene memoria. Siempre, tanto el árbol como el hombre, han tenido una especial relación basada en la supervivencia. Era una delicada cadena de existencia que antes el ser humano trataba con respecto y aprecio. Pero los seres humanos empezaron a trastornar este equilibrio. Empezaron a ver el bosque no como parte de ellos sino como algo a ser conquistado. Usaron los bosques, que aparentaban sin límites, cortando millones de árboles. Pero ahora nos estamos dando cuenta que los bosques sí tienen límites y que ya es tiempo de regresar al anterior equilibrio.

 

Todos los organismos vivientes dependen de los bosques. En un viejo árbol del bosque pueden encontrarse hasta 1500 invertebrados viviendo en él. Algunas de estas especies pueden ser claves para el esclarecimiento científico. Cada planta y cada animal es único y muchos de estos animales dependen enteramente de los bosques.

 

En los bosques se producen intercambios de materia y energía con el medio. Gracias a ello, estos ecosistemas utilizan la energía del sol y el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera para producir madera. Los bosques desempeñan además importantes funciones ecológicas como la regularización del equilibrio hídrico y del clima y la prevención contra la erosión del suelo. Por otro lado, protegen la biodiversidad, proporcionan madera, leña, retienen el carbono y frenan el cambio climático, generan empleo y son un lugar de esparcimiento y ocio para la población de las ciudades, cada vez más alejada de la naturaleza.

 

Todavía hay muchas cosas que desconocemos de los ecosistemas forestales pero cada día hay nuevos descubrimientos.

Argentina se encuentra en emergencia forestal: ya se perdió el 70% de los bosques nativos originales y la deforestación aumentó fuertemente en los últimos años por el avance descontrolado de la frontera agropecuaria.

 

Fue por este motivo que a fines de 2007, el Congreso Nacional aprobó la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Esta Ley de Bosques establece que las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos a través de un proceso participativo, categorizar los usos posibles para las tierras boscosas: desde la conservación hasta la posibilidad de transformación para la agricultura, pasando por el uso sustentable del bosque. Un aspecto importante que incorporó la norma es la constitución del “Fondo Nacional para el “Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos” con el objeto de compensar a las jurisdicciones que conservan los bosques nativos, por los servicios ambientales que éstos brindan. La Ley de Bosques es una herramienta que debe ser aplicada adecuadamente para asegurar la conservación de nuestros bosques nativos. Lamentablemente, el Poder Ejecutivo Nacional reglamentó la ley en febrero de 2009.

 

 

La sanción de la Ley de Bosques fue un avance sin precedentes en materia ambiental, y un ejemplo de la importancia de la participación de la sociedad civil, constituyendo una herramienta esencial para empezar a solucionar la emergencia forestal en la que se encuentra el país.

 

En diciembre del 2010, varias agrupaciones ambientalistas manifestaron su profunda preocupación ante la Decisión Administrativa 1037/2010 de Jefatura de Gabinete de Ministros que dejó sin efecto la asignación y distribución de los fondos de la Ley de Bosques correspondientes al año 2010.

 

En febrero del 2011, tras una fuerte discusión con las Provincias Argentinas por haber anulado sin ninguna explicación el giro de 251 millones de pesos de los fondos de la ley de bosques, el Gobierno empezó a transferir una parte de esos fondos, unos $ 97 millones. Sin embargo, las Provincias siguen exigiendo el envío del resto. Y lanzaron fuertes criticas porque el fondo debería superar los $ 1.000 millones y en el Presupuesto 2011 le asignaron $ 300 millones.

 

De acuerdo al artículo 31 de la Ley 26.331, el fondo no podrá ser inferior al 0,3% del presupuesto nacional, a lo que deberá sumarse el dos por ciento del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

En el acta del encuentro se dice que el representante de la Provincia de Río Negro reclamó una explicación de por qué se anuló la partida y “reclamó la deuda de 2010 y resolver la de 2011”. También la Provincia de Salta planteó que es importante saber “si se tendrá el dinero, cuando y cómo”. La Provincia de Misiones dijo que “debemos volver a las Provincias con una respuesta concreta” y “pautar una agenda para saber cómo se sigue y como avanzamos”. La Provincia de Tierra del Fuego sostuvo que “hay convenios y contratos y se debe asegurar el proceso que se ha iniciado. Es necesario saber con claridad cómo se ejecutarán esos fondos para dar respuesta a los interesados”. La Provincia de Pampa sostuvo que la anulación fue “desatinada” y “un síntoma difícil de interpretar en cuanto a las decisiones del Gobierno Nacional”. Y, por último, la Provincia de Buenos Aires manifestó que “preocupa que este tema le reste credibilidad a otros programas”.

 

Frente a esta situación, las organizaciones ambientalistas enviaron una carta dirigida al Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan José Mussi, manifestando su profunda preocupación por la falta de claridad en el manejo de los fondos. En donde se manifiesta “Sin entender ni encontrar explicaciones oficiales a este cambio de rumbo en la conformación y utilización del Fondo para la protección de los bosques y, teniendo en cuenta que varias provincias con sus Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos realizados ya han presentado planes de manejo forestal, y asumiendo la necesidad de las diferentes jurisdicciones de contar con un presupuesto adecuado para el control y monitoreo del cumplimiento de la Ley 26.331, es que pedimos una respuesta oficial a fin de entender cuál es el motivo de tal decisión”.

 

Sin los bosques, tendríamos mucho menos oxígeno disponible. Esto es debido a que los árboles (y todas las plantas verdes) usan un proceso llamado fotosíntesis, durante el cual toman dióxido de carbono y, como un sub-producto, liberan oxígeno. Las plantas respiran dióxido de carbono, como los seres humanos respiramos oxígeno. Ha habido un equilibrio entre especies que eliminan dióxido de carbono y toman oxígeno, y especies que toman dióxido de carbono y exhalan oxígeno. Este equilibrio ha estado siendo trastornado desde el siglo XIX. Los combustibles fósiles, como el petróleo, producen dióxido de carbono cuando son quemados por lo que el nivel del dióxido ha estado aumentando dramáticamente desde entonces. Desgraciadamente, este gas, en grandes cantidades, actúa como un aislante y mantiene el calor cerca de la superficie de la Tierra; esto es lo se conoce como Efecto Invernadero.

 

La protección de los bosques no significa únicamente salvar muchos árboles; es preservar un proceso vital que se inició hace millones de años. 

 

www.ecoportal.net

 

Cristian Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social

 


 

 

 

 

El Cambio Climático y los Bosques

 

 

No podemos parar el cambio climático en un mundo deforestado

 

Si la destrucción de los bosques y las turberas continúan sin cesar, nunca podremos prevenir un aumento de la temperatura global

Ben Caldecott en The Guardian (28/08/08)

 

Los bosques y las turberas tienen un papel singular que desempeñar en la batalla contra el cambio climático. Los bosques con vida y las turberas pueden secuestrar las emisiones de carbono, mientras que cuando mueren liberan el carbono previamente almacenado. Cada año, la aniquilación de estos dos hábitats genera más gases de efecto invernadero que cada coche, camión, tren o avión sobre la Tierra. Esto es más o menos la misma cantidad de CO2 que es emitida por los Estados Unidos o China cada año.

 

Artículo sigue en la página de Globalízate

 

 


 

 

 

100.000 nuevos árboles para proteger al mundo

 

 “Los ecosistemas forestales nos proveen de bienes y servicios fundamentales y contribuyen a asegurar la alimentación, el agua y el aire limpio. Además, protegen el suelo y son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible. A pesar de lo importantes que son para nosotros, no siempre los protegemos como deberíamos. En España, en la última década, han desaparecido 250.783 hectáreas de suelo forestal (una superficie similar a la provincia de Vizcaya)”, ha alertado la entidad ecologista, a través de un comunicado de prensa.

 

El proyecto Plantemos para el Planeta se inició en 2007 con el objetivo de plantar mil millones de árboles en todo el mundo. Al haberse superado la meta, la campaña se ha prolongado a 2008 y ha incrementado las expectativas a 3.500 millones de ejemplares.

 

.. Seguir leyendo en  Noticias Positivas

 


 

 

El gobierno aprueba la plantación de 45 millones de árboles autóctonos

La ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha anunciado en rueda de prensa la aprobación del nuevo ‘Plan de reforestación’, aprobado en el Consejo de Ministros, y que pretende “potenciar la riqueza del patrimonio natural español”.

 

El plan propone plantar 45 millones de árboles de especies autóctonas peninsulares, baleares y canarias, para reforestar más de 61.000 hectáreas, “revitalizando los ecosistemas y creando opciones de empleo, especialmente rural”, explicó la ministra.

 

Las plantaciones, que se desarrollarán en dominios públicos y espacios estatales de 2009 a 2012, requerirán de una inversión de 90 millones de euros.

 

Este ambicioso plan se verá complementando con la implantación de un programa de prevención de incendios forestales, que busca apoyar los esfuerzos de las Comunidades Autónomas en estos asuntos.

 

“Aunque la media de incendios es mucho menor que la de los últimos diez años aún quedan muchos esfuerzos por hacer… la meta debe ser llegar a cero incendios en el país y para eso debemos trabajar en conjunto para realizar tareas de previsión que eviten estos destares”, explicó Espinosa. “Más vale prevenir un incendio que pagar un incendio”, añadió.

Estos programas servirán en gran medida para la creación de empleos, en su mayoría rurales. “Estamos hablando de un aproximado de 3.000 puestos directos de trabajo y un buen número más de indirectos”, apuntó la encargada de Medio Ambiente.

 

Por su parte, el director de Greenpeace España, Juan López Uralde, ha declarado que el anuncio “es un primer paso, pero no suficiente para frenar la desertización” y añadió que “no hay que dejarse llevar por las cifras, 45 millones de árboles parecen muchos, pero no lo suficiente. Es un primer paso para la recuperación de las fases degradadas, de la desertización y que por fin se empiecen a poner las bases para frenar este problema, que se agravará con el cambio climático, es positivo, pero no suficiente”.

 

La ministra también informó que el Consejo de Ministros ha acordado la creación del Centro Internacional de Cambio Climático, que se ubicará en el pabellón de España de la Expo Zaragoza y que aspira a convertirse en un “centro de referencia a escala mundial”. Con esto podemos desarrollar un “despliegue estrategico de medidas contra el cambio climático, adaptadas siempre al caso español”, afirmó Espinosa.

 


 

Huertos urbanos, además de brindar beneficios terapéuticos y sociales, mitigan la acumulación del calor en las ciudades

08-09-08
 
 

 

Representan dentro de los núcleos urbanos una vía de contacto con la naturaleza, aportan beneficios educacionales, sociales, ambientales, terapéuticos y, en algunos casos, económicos. No es necesario para su creación y desarrollo disponer de grandes extensiones de terreno; se puede utilizar un solar que está en desuso, las azoteas de los edificios o los balcones y terrazas de la propia vivienda.

 

 

Además de sus beneficios terapéuticos y sociales, los huertos urbanos ayudan a recuperar zonas verdes y a mitigar la acumulación del calor en las ciudades.

 

Los huertos urbanos representan dentro de los núcleos urbanos una vía de contacto con la naturaleza, al mismo tiempo que aportan beneficios educacionales, sociales, ambientales, terapéuticos y, en algunos casos, económicos. No es necesario para su creación y desarrollo disponer de grandes extensiones de terreno; se puede utilizar un solar que está en desuso, las azoteas de los edificios o los balcones y terrazas de la propia vivienda.

 

 

Condiciones mínimas

 

Cada vez un mayor número de ciudades apuestan por la creación de huertos urbanos. La pionera fue Barcelona, que en 1996 puso en marcha la primera red de huertos urbanos regulados, que establece como única condición para convertirse en uno de sus usuarios ser mayor de 65 años y vivir en el distrito donde se halla el huerto. Pero esta iniciativa no se destina en exclusiva a los jubilados; muchas escuelas han comenzado a implantar estos huertos promovidos por asociaciones de padres de alumnos.

 

El acceso a los huertos urbanos se realiza por sorteo, previa inscripción de los interesados en una lista de espera. Los afortunados tienen derecho a cultivar en la parcela que se le ha asignado durante un período determinado de años siempre que se comprometan a cumplir una serie de normas.

 

Por ejemplo, cada titular debe hacer frente de los gastos de sus propias semillas y plantas y, en algunos huertos, también pagan una parte del agua de riego. Se comprometen a destinar su cosecha al autoconsumo, a no instalar ni casetas, ni porches, ni jaulas para animales en el huerto y a respetar las parcelas vecinas.   A cambio, disponen de las herramientas que les facilita la propia entidad que promueve el huerto y de la orientación técnica de sus responsables.

 

 

Beneficios sociales y educación ambiental

 

Son muchos los expertos que coinciden en subrayar los beneficios terapéuticos y sociales de la horticultura. Por esta razón, en numerosos huertos se dispone de parcelas reservadas para pacientes neurológicos o con algún tipo de discapacidad, y para jóvenes y adultos en riesgo de exclusión social. Además, en el caso de los jubilados, los cuidados en el huerto les proporcionan la satisfacción de sentirse y ayudan a evitar depresiones.

 

Pero las bondades de estos espacios ecológicos urbanos no finalizan aquí. Los huertos son una forma de educación ambiental y nutricional. De ahí que las Municipalidades concierten visitas con diferentes colegios para que los alumnos disfruten de la oportunidad de observar cómo se cultiva una lechuga. El hecho de fomentar el cultivo para el autoconsumo, aunque sólo se trate de un par de hortalizas al mes, aporta una nueva perspectiva sobre la seguridad de los alimentos, el uso de productos químicos y el cuidado de la tierra.

 

Por otro lado, esta actividad fomenta la conciencia del reciclaje de los residuos (el abono que se usa se elabora con los residuos orgánicos), de la conservación de los espacios comunes y la convivencia. Al fin y al cabo, entre todos los usuarios deben mantener cuidado el huerto, respetar las instalaciones comunes y compartir los gastos de agua.

 

La filosofía que rige el funcionamiento de los huertos urbanos es la de la agricultura ecológica planteada como una actividad lúdico-educativa en la que el objetivo no es conseguir la mejor cosecha, sino conocer la naturaleza y practicar una agricultura respetuosa desde el punto de vista ambiental. www.ecoportal.net

 

Publicado por Álvaro Leiva en http://www.siendo-humanos.blogspot.com/

 

 

 

 


 

Decrecimiento y agricultura

  | 

 

 orange.jpg

 

“El modelo alimentario actual está basado precisamente en un uso irracional de los recursos materiales y energéticos. Comemos básicamente petróleo: en la producción intensiva se necesita de mucha maquinaria, de fertilizantes y de agrotóxicos, y todo ello es petróleo. Además se incrementan día a día los kilómetros que los alimentos recorren antes de llegar a la mesa, y no sólo los alimentos ‘tropicales’ como bananos o kiwis, sino y sobre todo alimentos que tradicionalmente se producían en el ámbito local (manzanas, uva, pescado, etcétera).”

 

seguir leyendo en http://www.portaldelmedioambiente.com/2008/10/09/decrecimiento-y-agricultura/

 


 

Un invento holandés hace crecer un bosque en el desierto

Fecha de publicación:

18/11/2008

Fuente de la noticia:

ABC

 

Un nuevo inventó holandés gana el prestigioso premio de innovación tecnológica

 

Un nuevo revolucionario invento holandés conseguirá la reforestación del desierto y las áreas rocosas del planeta en los próximos años. Los experimentos realizados en el desierto del Sahara han demostrado que WaterBoxx consigue que los árboles crezcan en condiciones complejas, y puede proporcionarles el agua suficiente.

 

 

El invento del empresario e inventor holandés Pieter Hoff ha conseguido el prestigioso Beta Dragons Award durante la celebración anual de la Flying Dutchman 2008, Science & Technology Summit celebrada en Amsterdam.

 

 

Un grupo de científicos y destacados personajes de la industria han proclamado su diseño como el proyecto más prometedor e innovador. El consejero delegado de Philips, Gerard Kleisterlee, le entregó la cantidad correspondiente de 10. 000 euros.

 

 

WaterBoxx es una especie de cubo de plástico rectangular, con un agujero en el centro que permite plantar un árbol en el suelo. El sofisticado diseño de su parte superior atrapa el agua de la condensación nocturna. Junto al agua de las lluvias ocasionales, el agua se distribuye en pequeñas dosis por el interior del árbol.

 

 

Además, WaterBoxx evita que el agua de las capas superiores se evapore, protegiendo las raíces del sol, viento, maleza y roedores. Después de un año, el árbol es lo suficientemente fuerte como para crecer por sí mismo y el WaterBoxx puede retirarse.

 

 

seguir leyendo en la página de FECYT

y puedes ver una presentación en español en el sitio de la empresa, http://www.aquaproholland.com

 

"Este artefacto acumula agua a través de lo que recoge de la lluvia y a través de la recogida y producción de condensación. Posteriormente distribuye el agua recogida al árbol ubicado en el centro por un largo periodo de tiempo. Además estimula el tratamiento capilar y previene la evaporación del agua subterránea, estabiliza la temperatura alrededor de las raíces, combate las arrolladoras hierbas malas alrededor de la planta y al mismo tiempo previene el daño de los roedores. De esta manera WaterBoxx promueve un crecimiento óptimo del árbol plantado."

 


 

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.